MI JUAREZ Y LOS MOTOCACAS

Hablar de Juárez me seduce, me encanta, me embriaga. El ultimo recurso que me queda cuando me siento solo, es caminar por las calles de centro y vestirme de polvo, de smog y de los aromas del mercado. La música la llevo por dentro, no requiero de IPOD ni de celular con hartos gigas de espacio para ponerla. El cerebro es un artista solitario con mucho RAM que me obliga a cantarme hacia adentro. Caminar  por Juárez me produce música por antonomasia.

Hablar de Juárez es participar con sus fantasmas, los caídos y los que siguen vigentes, es llamar a los recuerdos y llorar por las nostalgias. En Juárez las etapas de vida han sido varias y muy marcadas, no dudo en decir que en el país no hay una ciudad tan polémica y camaléonica como la nuestra. Los que hemos vivido algunas de sus transiciones vemos con tristeza el Juárez de antes y el Juárez de hoy, sin embargo, y a pesar de toda esta amalgama de hermenéutica social, y a pesar de su cara cacariza, la ciudad es lo que tengo por cama y cobija. Aquí nací, en el norte de los nortes…EN JUÁREZ NACÍSTE, EN JUÁREZ CRECÍSTE…EN JUÁREZ REZISTE..

Personajes variados han vestido sus calles de galanura, unos mas famosos que otros; desde estrellas de cine internacional como nacional, tambien hay que decir que en la ciudad hay gente muy rica, reconocida mundialmente por sus negocios. Algunos otros ricos hasta se creen hippies y se compran una moto, cometen el error de deslumbrar a los pobres en la Plaza de Armas, desafortunadamente tambien son juarénses, pero en ésta columna, no serán reconocidos, a ellos ya les lamieron mucho el trasero –comunicadores y políticos- para quedar bien y adularlos, a mi no me interesa. Lo que me interesa es mi gente, con la que vivo el diario, esa que me hace feliz llevármela, no en una agenda, si no en el corazón, en éste corazón cansado de latir sobre el polvo de las periferias de Juárez, y deseo que con esa misma gente descansen mis restos, de lo contrario regresaré a morirme otra vez donde yo quiera.

Me he bebido varias de las metamorfosis de mi ciudad: la transición del PRI al PAN en los ochentas, evento icónico en la Republica y aún mas en la política. La crisis de diciembre del 94-95, el “error de diciembre”, hizo de la economía local un lastre. La muerte lenta del Cine Victoria y todos los otros que terminaron como basurero o demolidos. Las Muertas de Juárez, y los cuerpos del campo algodonero. La caída de la Torres Gemelas hizo que los puentes –que usamos casi a diario- rompieran record de espera y de humillaciones. La partida de las maquilas. La impugnación de unas elecciones turbias y la decisión de instalar un histórico Concejo, si no me equivoco el primero en la Republica. La doble presidencia  de un solo Alcalde. La violencia que aportó mas del 30% de los muertos totales del país.  El cierre de los negocios, las tienditas del barrio, la desaparición de la Calle Mariscal, y de la Avenida Juárez. Las casi cuarenta mil casas abandonadas por la crisis violenta y laboral. La masacre de Villas de Salvárcar. La lepra que padece el Centro, mi centro de la ciudad. He sobrevivido en la “ciudad mas violenta del mundo”, -asi como algunos medios internacionales la sellaron-. Aquí estoy, siendo testigo de cada una de sus páginas.

Juárez ha  sido un laboratorio político, económico, criminal. Los faroles siempre apuntan hacia estos tópicos. Pero nadie de esos que tienen la posibilidad económica de invertir y salvar a la ciudad, fija sus energías en la música de la ciudad. Vale decir que no solo Juan Gabriel es música. Hay cientos de jóvenes que ahora mismo están estudiando una licenciatura en la materia, e UTEP, en la UACJ o tal vez una carrera técnica en el CMA. hay infinidad de músicos de todos los rubros y edades, de calidad de exportación. Podríamos decir que después de la música de los sesentas, setentas y ochentas, el nuevo movimiento musical de los noventas, se presentó con nuevas formas, ideas, causas y concepciones, sumado al bombardeo mediático, el rock nacional se hizo parte de la formas vivenciales de las metrópolis convulsivas, y donde los jóvenes no decian ni una palabra, ahora eran propietarios de la palabra.

Mi ciudad no fue la excepción y se me ha permitido verlo como actor y como espectador desde una palestra diferente. De aquellas bandas que son auténticas y que se presentan como un definido movimiento orgullosamente local, son los Motocacas. Músicos de extraordinaria inteligencia y fina picardía, extractos de  toda una ralea con un pasado artístico,  que llevan los gérmenes del Borderland ceñidos en la sangre y en los tatuajes de su piel. Por desgracia ésta columna es movida por la desgracia del vocalista que tuvo un accidente y terminó quemado en buen porcentaje de su cuerpo, necesita de ayuda y no solo moral, si no monetaria para solventar gastos debido a la gravedad de su estado. Se llama Alejandro Valtierra, es mas juarense que el que escribe: yo llevo a Germán Valdez en mi reloj pero él lo lleva tatuado en una de sus piernas y mejor aún, en su alma fronteriza. No solo hablar de Juárez me apasiona, sus personajes, como éste,  son flores que emergen entre un enorme basurero. Hay que regarlos, y verlos crecer.

Habrá eventos relacionados con “ayudar”, pero si alguien quiere anticiparse, hay  una cuenta bancaria 084 790 437 0 de Banorte.

TXT: Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com

FUSION MAGAZINE © 2017 All Rights Reserved

PRINT IS NOT DEAD!