Wanda Jackson: La Primera De Todas

Wanda-Jackson

Texto: Björzh Z | Foto: Wanda Jackson

“… Hay mucha sangre en el piso del escenario.

Es como si hubiese habido una masacre descomunal apenas se ha oscurecido el foro. Todos los asistentes a unos metros de las luminarias que separan la tarima de la pista de baile aún tienen el fulgor de la sangre reflejado en sus pupilas, el ambiente es lo que queda después de un frenesí descontrolado, todos, absolutamente todos con ganas de más.

¿Quién o qué fue la causa de tal carnicería? Una mujer.

Una mujer que cuando canta pareciera tener filosas navajas en su garganta. Esta mujer a sangre fría destrozó hace más de cincuenta años los estándares de una industria dominada por hombres. Descarnó el concepto de que una cantante sólo podría ser una muñeca linda ante los reflectores y desgarró endemoniadamente cada una de las opiniones en contra de ella por el solo hecho de ser mujer. “

Wanda Jackson siempre tuvo claro qué es lo que quería. Desde pequeña en su natal Oklahoma tuvo acceso a los instrumentos musicales, ya que su padre era músico aficionado y fue por medio de él que obtuvo su primera guitarra a los cinco años.

Ya en su juventud dominando por completo la guitarra, su nombre aparecía en todos los programas de radio para aficionados en su localidad. Luego de escucharla en una de sus participaciones, el caza talentos y también cantante de country, Hank Thompson, la invitó a presentarse con la banda Brazos Valley. De la mano de Thompson tuvo la oportunidad de grabar sus primeros temas, mismos con los que recibió muchas críticas.

Para la época, ver a una mujer con una guitarra y con una actitud rebelde era inconcebible. Sus detractores fueron crueles, decir que su voz era desagradable y que por ser mujer nunca vendería discos eran algunas de las razones que le impedían firmar con una disquera reconocida.

Wanda no se dio por vencida hasta encontrar una discográfica que confiara en ella. Meses más tarde los directivos de Decca Records fueron los que le dieron oportunidad de tocar sus canciones country en un programa de radio local.

Esta difusión la llevó a varios festivales, presentándose en varios estados cercanos. Una noche coincidió con otra caravana de artistas, la cual contaba con talentos emergentes, dentro de los cuales figuraba un chico que con su nuevo sonido causaba expectación en sus presentaciones.

Este sonido nuevo era el Rock & Roll que estaba abriéndose paso en la figura de este chico nuevo llamado Elvis Presley. Wanda, convencida por el mismo Presley, se animó a componer canciones bajo este nuevo estilo, dando inicio a un nuevo rumbo en su carrera así como una relación sentimental con el mismísimo rey.

El empoderamiento que esta música le dio a Jackson fue impresionante. Su peinado y maquillaje fueron salvajes a partir de ahí, renunció a la estética clásica del country y prefirió los vestidos reveladores que entonaban sus curvas, hecho por el cual también recibió represalias, llevando a cancelar presentaciones, ya que la artista se negaba a cubrirse.

En el impetuoso Rockabilly encontró la libertad que buscaba, con éxitos como “Let’s Have A Party” y la controversial “Fujiyama Mama” tuvo la oportunidad de hacer exitosas giras internacionales. Monstruos de la talla de Johnny Cash, Bob Dylan y Buddy Holly siempre le reconocieron su valor de ser pionera en un tiempo y género donde las mujeres no tenían mucho peso. En la actualidad artistas como Adele, la fallecida Amy Winehouse y Jack White, con quien rindiéndole un tributo, grabó su último disco, The Party Ain´t Over en el 2011, han declarado que Wanda fue por mucho una de sus mayores inspiraciones en sus respectivas carreras.

Aunque por mucho tiempo se consideró que el legado de Jackson no había sido valorado, actualmente forma parte del salón de la fama del Rock & Roll y ha sido homenajeada por su contribución a la música en varias partes del mundo. Y es que ella fue la primera mujer en conquistar el gusto de masas en una época complicada, se convirtió en la primera mujer en tener éxito rotundo en el género country, luego Rock & Roll, e incluso en el puritano Góspel.

A sus casi ochenta años dejó atrás la piel de hierro en que había convertido su piel tersa cuando inició sus carrera con apenas 16 años. Ahora sólo se adorna de orgullo, orgullo de haber sido la primera de todas.

FUSION MAGAZINE © 2017 All Rights Reserved

PRINT IS NOT DEAD!