Volumen 1: La Primera Parte de un Largo Recorrido Musical

13342488_871634136299160_428602959_n

Con el estreno de su primer material discográfico, la banda de rock local Flamél inyecta este material con música original llena de toques de rock contemporáneo y space rock. Flamél nace a finales del año 2013 debido a la necesidad creativa de sus fundadores, Daniel Corpus y Ángel Ramírez, por cumplir su sueño y crear sus propios temas musicales. Su nuevo material discográfico, que lleva por nombre Vol.1, fue tanto producido, grabado y diseñado por los integrantes de esta agrupación. Este disco cuenta con ocho canciones las cuales están llenas de diferentes esencias que van desde la cultura azteca, hasta la guitarra indie y la música psicodélica. Una combinación que da a conocer la originalidad y las diferentes facetas de los integrantes de esta banda.

Conformado por Daniel Corpus, Ángel Ramírez, Sergio Hernandez y Omar Sánchez, tuvimos la oportunidad de platicar con Flamél acerca de su nueva producción.

Platíquenme un poco acerca de su nuevo material.

Sergio: Primero que nada el disco se llama Vol.1 y es el primer disco que hemos grabado como banda. El disco consiste de ocho canciones las cuales son Quetzal, Caballo de Mar – que son nuestros sencillos – Piedras, 7:29, Demencia, Polaris, Micronesia y Los Venados (Campos de Algodones).

¿Qué significa para ustedes poder haber materializado este logro?

Daniel: Ya habíamos intentado varias veces poder tener un poco de material grabado y ninguna de las primeras veces nos gusto la manera en la que nos estábamos proyectando. Fue hasta que nos encerramos un buen rato a platicar y compartir todas las ideas que traíamos en la cabeza hasta conseguir grabar el álbum de forma gradual. Así que para nosotros este logro es representado por nuestra unión.

Ángel, ¿En qué te inspiraste para el diseño de la portada y del disco en general?

Ángel: Mi idea para el arte de Vol.1 siempre fue relacionarla con el caballo de mar. De hecho, el arte con el que nos quedamos fue la última idea en salir ya que había otras dos ideas con el mismo concepto del caballo con patrones pero al final se quedaron como ideas y nada más. Caballo de Mar es una canción muy especial para la banda  ya que es el parteaguas en nuestra historia. El Flamél que ven ahorita no es el mismo Flamél de antes y fue con Caballo de Mar cuando empezamos a hacer ese giro. El patrón es una variación de el patrón de olas japonés conocido como “Seigaiha” el cual usé por que va mano a mano con el caballo de mar al ser también parte del elemento del agua; los significados son un plus ya que consisten en cosas como el surgimiento de la buena suerte o poder. Para los colores quería un fuerte contraste de uno sobre otro y que mejor que el blanco y el negro. El amarillo surgió por la psicología detrás de ello ya que es un color que capta mucho la atención y además desafía a nuestro cerebro a pensar y ser un poco mas analíticos, tal como la música de la banda ya que, creo yo, somos algo complicado de comprender. También ese toque de amarillo oscuro refleja un tanto nuestra depresión como humanos.

Cuéntenme acerca de la producción de este disco ya que esta meramente construido por la banda.

Ángel: La producción la hicimos Alex, quien era el baterista de la banda al momento de hacer este disco, y yo. El Vol.1 es el surgimiento de nuestra desesperación al no poder haber sacado algo desde antes y, a la hora de hacer este material discográfico, se notó esa liberación que tanto buscábamos. Todas las canciones tienen algo improvisado ó, incluso, una que otra canción es una completa improvisación para poder juntar un buen número de canciones. Todo eso lo tuvimos que controlar y comprimir para poder moldear este disco. Alex ejecutó más el trabajo técnico y yo era el que le daba la referencia sobre como debería de sonar cada cosa.

¿De dónde viene la inspiración de cada canción?

Sergio: La inspiración para componer una canción realmente la agarramos de las experiencias de cada día que cada uno de nosotros experimentamos y, ya si uno tiene una idea de una canción, la lleva con los demás y ya de ahí cada uno de nosotros contribuye en la formación de la canción.

¿Qué clase de letras y temas podemos encontrar en este disco?

 Daniel: La clase de letras en el Vol.1 son muy diferentes una de la otra. Aunque todas son basadas en analogías, puedes comenzar escuchando la historia del nacimiento del primer quetzal y como los pueblos reaccionaron ante lo desconocido y terminar escuchando una historia de alucinación nocturna causada por las raíces de los campos de algodón hacía los agricultores que pueden visualizar claramente enormes sombras de venados brincando por todo el lugar.

blenme sobre su toque musical, ¿Qué estilo de música impregnaron en este disco?

Ángel: Flamél tiene su nombre por el alquimista francés Nicholas Flamel y tratamos de hacer que todo gire sobre ese entorno, desde la imagen hasta nuestra música. Tenemos tantas influencias que es imposible no estar cambiando ó creando una especie de fórmula. El Vol.1 empieza con una especie de ritual azteca contemporáneo que inventamos hacia Quetzalcoatl y tres rolas después estas escuchando lo que, nosotros creemos, es la mente de una mujer demente a la cual no dejan salir de su cuarto. A lo que voy es que todas las canciones siempre serán distintas en esencia una de otra. A final de cuentas, todas las canciones forman parte de el mismo caldero y tienen ese toque indie que Sergio le mete a la guitarra, con este otro toque de hacer música psicodélica de mi parte y Daniel solo se mece sobre todo, dándole cordura. Básicamente nuestro toque único es el género bajo el que nos promovemos; rock espacial contemporáneo.

Las canciones de Piedras y 7:29 están relacionadas, ¿De qué manera relacionaron dos canciones para crear una sola historia?

Ángel: Piedras es una de esas canciones de las cuales fueron nuevas y totalmente improvisadas y también refleja a lo que me referí sobre el estilo y toque de la banda. A diferencia de las demás canciones, esta es la única que empieza con un beat electrónico y a media rola parece que empieza otra. Piedras y 7:29 son una misma historia, Piedras siendo la segunda parte aunque en el disco están invertidas a propósito. La historia esta rara, ya que Piedras es como que la canción que te debería de dar esperanza después de lo que 7:29 te dice, pero a la hora de hacer la música nos salió al revés. Piedras tiene una música un tanto más melancólica y pues, a mi coherencia, sonaba mejor antes de 7:29. 7:29 la escribí cuando estábamos en una etapa de depresión, individualmente y como banda. La canción habla de aquellos a quienes vas perdiendo en el camino, sea literal o figurativamente hablando. Es como una sonrisa falsa, ya que tiene música alegre, pero en el fondo esta hueco, dolido, muerto. Esta canción salió cuando Sergio se nos estaba uniendo y lleva por titulo 7:29 porque curiosamente a esa hora dejábamos de tocar antes. Solíamos parar a las 7:29 para tomar un descanso, fumarnos un cigarrillo ó para ir a despejarnos un rato. Somos un poco supersticiosos con cosas insignificantes pero nos gusta tomarnos ese tipo de cosas como algo personal e importante.

Daniel: Piedras lleva ese nombre en referencia a las lápidas. La banda esta muy adentrada en todo esto de la muerte y los panteones, entonces vemos las cosas de manera que no deberías de tenerle miedo a las piedras (las lápidas) ya que ,eventualmente, todos moriremos y solo hay que aceptarlo y vivir lo más que se pueda.

¿Cuáles son los planes a futuro para Flamél?

 Sergio: En un futuro planeamos ir a la ciudad de México como banda a tratar suerte allá pero primero queremos cautivar y crecer más aquí en la frontera.

 

Vol.1 por la banda Flamél se encuentra disponible en todas las plataformas digitales populares tales como Spotify, iTunes y Google Play. El álbum físico se puede adquirir contactando a la banda por medio de las redes sociales en Facebook como www.facebook.com/flamelmx e Instagram bajo el usuario flamel_mx.

Texto: Fernanda León

FUSION MAGAZINE © 2017 All Rights Reserved

PRINT IS NOT DEAD!