Titán y su Dama Fina | Entrevista con Emilio Acevedo

 

DSC05355

Txt: Rafael A. Revilla Romero | Foto: Mark Powell

A estas alturas sería un poco redundante hablar de la historia de Titán, esta agrupación puede catalogarse de culto para la música en México, hablar de sus integrantes sería también hablar de sus proyectos alternos (Moderatto, María Daniela y su Sonido Lasser y obviamente Silverio), la carrera de Titán siempre estuvo a la vanguardia en sonidos desde su primer álbum llamado Terrodisco (1995), sus integrantes tenían las bases para crear algo tan incomparable como novedoso, con su segundo álbum Elevator (1999) se manifestó su calidad musical  y salieron varios sencillos exitosos como “Corazón” (con integrantes de la ahora banda de culto Las Ultrasónicas) y “1, 2, 3, 4”,  después editaron el disco “Titán” (o mejor conocido como el de la calavera), después estuvieron más de diez años en hibernación musical y ahora vuelven con su disco Dama. 10 años son una lápida muy pesada para la mayoría de las bandas, pero no para Titán, su regreso fue todo un acontecimiento musical y se sintió como si siempre hubieran estado aquí, de hecho nunca se fueron, y como comenta Emilio Acevedo, “Titán es la ex novia no celosa con la que siempre vuelves”, mejor dicho imposible.

Pasaron más de 10 años desde que salió el disco Titán, creo que las expectativas eran muy altas, ¿cómo lo tomaron ustedes?

Había expectativas altas, pero siempre estuvimos aterrizados en el sentido de hacer algo que nos diera gusto, esa fue una de las razones por las que nos tardamos tanto, nos echamos un par de intentos con canciones muy buenas, pero se tuvieron que quedar guardadas, con todo el cariño, a mí me gustan, pero no sentíamos que los tres estuviéramos haciendo algo nuevo, incluso se parecía mucho al disco de la calavera. Fue un buen reto, queríamos sorprendernos a nosotros mismos y hacerlo con la mejor gente posible, con el mejor equipo. Dejar de tocar 10 años te pone en una situación en la que hay que hacer shows, darse a conocer de nuevo. Creo que ha funcionado bien, aunque este disco ya salió hace bastante, tiene aún dos sencillos que vienen y también son fuertes, el disco todavía tiene mucho por dar.

El disco tiene diversas colaboraciones, pero definitivamente la de Gary Numan en lo particular me llama mucho la atención, según lo que he leído su contacto fue por medio de su productor Nick Launay, ¿cómo fue trabajar con Numan y por qué el?

Fue uno de los primeros nombres que se nos ocurrió para cualquier colaboración. Nick tuvo que hacer primero un poco de PR para cotorrear con él y ver qué le parecía, porque parece que Gary no es una persona tan fácil.

Siento que Titán le acaba de dar actualidad  al sonido de Gary Numan, se oye fresco, pero a la vez como sus primeros discos, ¿cómo lo ves tú, Emilio?

Sí, yo creo que tiene ese lado como más moderno por nuestra parte, es una canción que a mí se me hacía rarísima, la veía casi como una canción más tipo new romantic, pero a la vez muy moderna, y cuando Gary decide entrar él voltea totalmente las estructuras, el verso lo convierte en coro, y la ve con su visión, incluso grabo algunos sintetizadores que es donde está su sello, por eso se siente como sus primeros discos. Sé que ha hecho cosas con bandas como Nine Inch Nails y otros grupos, pero sigue siendo dentro de la misma línea, con nosotros sí se salió de curso, pero él estaba muy contento. Cuando vino a México a grabar el video nos caímos muy bien, siempre viaja con su esposa como interlocutora y los dos son increíbles personas, estamos muy contentos, hasta estamos presionando que nos apoye en algunas fechas que tenemos en Estados Unidos.

En Dama hay varias colaboraciones como la que ya mencionamos de Gary Numan y me intriga el cómo hicieron para ensamblar a gente tan diversa, como por ejemplo a Siobhán Fahey de Bananarama, ¿podría decirse que Titán está rescatando estrellas de los ochenta?

Desde el momento que se integró Nick a la producción sabíamos que iba a haber algunos regalos, porque él conoce a mucha gente, este definitivamente fue una sorpresa porque nos había propuesto la voz de alguien más, para esa y otro par de canciones, que al final no se quedaron, pero eran increíbles, a mí me encantaron, pero al escuchar lo que hizo Siobhán con nuestra canción se sintió muy bien, esta canción es de las que más me gustan. Se siente muy fresco, igual que con Gary, siendo que son de los ochentas, uno podría pensar que siempre van a hacer lo mismo,  pero no. Y para nada es como si los estuviéramos reviviendo, ellos tienen su carrera, aunque Bananarama no tenía pensado volver, regresaron y es oficial que tienen un nuevo tour.

 

Tú y Julián comenzaron a tocar allá por los noventa con Melamina Ponderosa, han producido y creado mucha música, pero Titán se siente como su proyecto de culto, ¿cómo lo ven ustedes?

Tiene una importancia primordial cuando hacemos música los tres juntos de que no se parezca a ninguno de nuestros proyectos, ni al mismo Titán, es un reto, el chiste es no repetirse, no marcar influencias directas de nuestros otros proyectos, aunque supongo que en este disco sí se pueden ver.

Imagino que después de tanto tiempo los tres tenían 10,000 ideas y sonidos diferentes y hubo que dejar canciones y colaboraciones de lado, ¿crees que alguna vez veremos esas canciones en algún lado B, o piensan hacer otro disco pronto para retomar el hilo?

Yo creo que no, esas se quedan guardadas. Lados B o alguna cosa de ese estilo lo dudo, pero probablemente en algunos años si decido darme un clavado a algún disco duro podrían salir ideas o proponerlos como un disco de demos que nunca salieron. Para este disco tenemos pensado hacer algunos remixes, los vamos a recopilar y sacarlos en un vinil en el futuro. Teníamos pensado sacarlo en abril, pero al final no pasó, creo que nuestro management actual no ve el remix como una herramienta muy certera de promoción, en lo personal sí me gusta, sé que le llega a gente que no llegaría de otra forma.

¿Qué música estás escuchando actualmente?, ¿has comprado viniles últimamente?

De cosas nuevas muy poco, ahorita estoy escuchando a un grupo que me gustó mucho que se llama Alien Alien, grupos medio bizarros que no recuerdo ahorita muy bien nombres, pero más que todo a los clásicos. Tengo demasiados viniles, y deseos de comprar vinil hace como 3 o 4 años porque ya no tengo dónde ponerlos, a cada ciudad que iba llegaba a las tiendas de viniles y regresaba con sobrepeso, es algo muy padre, pero es un gusto que requiere de varias circunstancias para que funcione.

¿Has estado en la frontera, El Paso o Juárez?, porque Jay se ve seguido por Sonic Ranch o Marfa.

Cada cosa que Jay hace o graba le gusta hacerlo ahí, yo tengo mi estudio casero, me hice muy amigo del ingeniero con el que grabamos en Sonic Ranch, Jerry Ordóñez, vino a México y vio mi estudio, movió las bocinas, me puso unas trampas de graves, las acomodó y me dijo: “Ahorita está sonando tu estudio como Sonic Ranch” (risas). La verdad que mi acercamiento a El Paso ha sido solamente para llegar a Sonic Ranch, no hemos estado mucho paseando por ahí.

Habrá que llevarte a buscar viniles, en el caso de que vuelvas a coleccionar de nuevo (risas).

¡Definitvamente!

Gracias por tu tiempo, Emilio.

Gracias a ustedes.

DSC05397

FUSION MAGAZINE © 2017 All Rights Reserved

PRINT IS NOT DEAD!