Röstone | Amplificadores que llegan hasta el 11

Screen Shot 2015-09-07 at 13.04.35Amplificadores que llegan hasta el 11.

Txt: Rafael A. Revilla R.

Spinal Tap’s Nigel Tufnel explains how his band’s amplifiers go to eleven, “When you need that extra push over the cliff…”

Fuzz, distorsion, delays, reverbs son parte del sonido característico del rock, desde tiempos en los que las bandas de jazz necesitaban amplificar el sonido de sus guitarras para sonar más alto y mejor. Es imposible concebir el rock sin la guitarra eléctrica y esta a su vez sin los amplificadores, pedales, efectos y distorsiones.

Actualmente en el mercado de los amplificadores y pedales existen una amplia gama de productos y marcas consagradas, Marshall, Orange y Mesa Boogie son algunas de ellas, pero lo interesante de este mercado actualmente son los pequeños fabricantes independientes de guitarras, amplificadores y pedales. Estas pequeñas empresas obedecen la tendencia mundial del poseer algo único y fabricado en tu localidad, existen marcas independientes como Death by Fuzz, que cuentan con una fama que se ha pasado de guitarrista a guitarrista.

Esta pequeña industria ha estado tomando fuerza gracias a la facilidad y disposición del internet, el cual crea una red de mercado en el que el creador de un sonido más extraño y diferente gana más adeptos, seguidores y compradores, inclusive gente como Ty Segall utilizan este tipo de pedales haciéndolos famosos como el llamado Fuzz War o el Apocalypse de compañías independientes.

Existen pocos intentos locales en cuestión de creación de amplificadores y pedales y uno de esos pocos es el caso de Röstone, una compañía ubicada en la ciudad de Chihuahua, esta empresa creada en el 2001 por Jaime Ernesto Aragonez, Ingeniero Electrónico de profesión y guitarrista por convicción, nació gracias a una mezcla de ingenio y necesidad como lo comenta Aragonez: el proyecto empezó en el 2001 cuando era un chavalo de 20 años y no tenía lana para comprar el ampli que quería, no buscaba algo común que encuentras en las tiendas, deseaba algo más personalizado, tenía conocimientos básicos de electrónica y con el tiempo aprendí bien, era un ampli para mí pero salió gente que me lo quería comprar, cada vez que hacia uno para mi me lo compraban y me quedaba sin nada, y volvía a hacer otro, de ahí nació la idea primordialmente. Principalmente trato de fabricar recreaciones de sonidos de principios de los 60´s hasta mediados de 70´s, algunos son de estas creaciones son diseñados para guitarra con efectos más modernos como los Hi Gain, Mesa Boogie, Overdrive Británicos.

La construcción de amplificadores, guitarras y pedales nació como un hobbie alterno a su empleo, realizando composturas a estos y fue también gracias a la necesidad de los músicos locales de obtener diferentes sonidos para sus guitarras. Los diseños customizados obedecen a las necesidades, peculiaridades, “caprichos” y preferencias de los músicos, estos varían desde exigencias en el sonido, distorsiones y materiales, utilizando para las guitarras maderas de nogal, maple, rosewood, caoba, tzalam, poplar, así como plásticos y aleaciones de metales para los pedales.

Los pedales son análogos y son creaciones propias, igual nada digital por los costos de producción que no es en masa, lo que hago son fuzz, delay, envelope filter, overdrive, tremolo y combinaciones entre ellos”.

 Con el dólar por las nubes, el mercado se abre mucho más, los precios se elevaron a tal cantidad para este tipo de equipos que resulta interesante para gente que quiera adquirir alguno de los productos de Röstone que en comparativa cuestan la mitad del precio de algún pedal del mercado, siendo los amplificadores de bulbos una gran parte de la demanda.

Ahorita estoy enfocado en la manufactura de las guitarras, que es en lo que me estoy concentrando más, en si la marca ya se convirtió en un taller, no solo de amplis o pedales, pueden ser desde cables, pedaleras, organizarte el rig para tu set up en vivo, hacer gabinetes para las bocinas, calibrar las guitarras y restaurarlas, la idea es que sea un taller más completo, los pedales son análogos y son creaciones propias, nada es digital, lo que hago son fuzz, delay, envelope filter, overdrive, tremolo y combinaciones entre ellos”.

La principal idea en estos tiempos es tener algo único que nadie tenga y que aparte sea de manufactura local, si a eso le sumamos que tenga un sonido único y particular, que le puedas subir hasta el 11 como en la película de Spinal Tap y que te deje zumbando los oídos y una sonrisa al llegar a tu casa, ¿Acaso de eso no se trata el rock?

Facebook/Rostone

Instagram/Rostone

FUSION MAGAZINE © 2017 All Rights Reserved

PRINT IS NOT DEAD!