MATILDAS: UNA BANDA BRUTALMENTE HONESTA

Fotografía por Quieroserverde

MATILDAS: UNA BANDA BRUTALMENTE HONESTA

TXT: Belem García     Fotografía: Quieroserverde

Uno como público, puede tener expectativas de lo que supone ver en un show local de rock. Sin embargo, cuando un grupo de jóvenes músicos consiguen crear una conexión entre su sonido y el público, rompen de tajo esa expectativa, y logran ganar la lealtad de su público a la primera.

Aunque el nombre “Matildas” suene como algo bonito o delicado, estaremos hablando de todo lo contrario. Furia, potencia y actitud son las tres cosas que determinan a esta banda, que promete dejarte aclamando por más desde la primera vez que vayas a verlos.

Como muchas bandas, Matildas está compuesta por miembros de otras bandas que en su afán de buscar el sonido perfecto se van juntando con integrantes de otras, que buscan más o menos lo mismo, hasta que “clic”, hay esa conexión.

Todo empezó como un tributo a Black Flag, teniendo a ésta entre otras bandas como influencia, ofrecen un garaje punk brutal e irreverente. “La gente se siente incluida en el cotorreo, van porque les entona”, comenta Juan, quien es muy incluyente con la audiencia; habla con el público, a veces sube amigos al escenario. Sin duda a la audiencia le gusta eso y es lo que los hace regresar.

Cualquiera diría que el tema central de sus letras es la crítica a la política, la furia o la anarquía que caracterizan al punk, sin embargo ellos admiten que más que tener una influencia de un género musical se trata de una influencia de la admiración a la ideología de algunos personajes. “No hacemos rolas para sonar a géneros, hacemos rolas para honrar a gente que admiramos, personajes, como Bill Murray, Beastie Boys, John F. Kennedy.”

No hay un tema ni un plan en concreto, sino que al componer, van uniendo piezas de lo que les va naciendo, por lo cual se consideran, citando, una banda muy honesta. “No nos limitamos, si tenemos una idea la adaptamos. Nos consideramos honestos porque no tocamos para que nos vean, tocamos porque nos gusta”.

Foto por Quieroserverde

Algo que llama mucho la atención es cuán coordinados están, pues aunque el punk les corra por las venas, a la hora de ensayar, hay un gran sentido de compromiso y puntualidad. “La banda ha funcionado porque somos libres y las veces que hemos dicho algo se cumple. Hay compromiso.”

Respecto a la crudeza de sus flyers, se puede decir que son un tributo a la cultura popular de alguna forma irónica. Cuando les pregunto por qué utilizan flyers tan poco estéticos me comentan que realmente nadie planeó los flyers: “solo así salieron, no somos diseñadores… y al verlo te genera algo, incluso polémica. Es una burla a la autoridad.”

Cada miembro es una parte irremplazable en la esencia de Matildas, y cada uno tiene lo suyo. Jorzh, bajista, no habla mucho pero se expresa en su música, es explosivo y bizarro. Alex en la batería es el “más metalero”. Alfredo lleva el rock en las venas, mientras que Ulises es la brutalidad encarnada, sacándose de la manga atrapantes progresiones inesperadas. Juan sencillamente es un desmadre: “Una vez hicimos un toquín en el San Fra. Ese toquín estaba destinado a que no pasara pero hicimos que pasara. Se hizo el desmadre y nos corrió la policía”.

Entre los planes de Matildas se encuentran próximamente lanzar un EP, que se espera esté listo para mediados de este año, y por supuesto seguir tocando. Solo queda invitar a presenciar la potencia de esta banda en vivo, que sintetizándolos en una frase, son un volcán de emociones.

Facebook/Matildas

FUSION MAGAZINE © 2017 All Rights Reserved

PRINT IS NOT DEAD!