Cuando un artista siente la necesitad de crear, busca por todos los medios y recursos para poder plasmar su obra, así es el caso de Betty Árbol (Cd. Juárez, 1987), artista juarense que puede crear diversos tipos de obra, pero siempre conservando esa espontaneidad que vemos reflejada en la misma.  Egresada de IADA de la carrera de diseño gráfico y el haber cursado durante un semestre en la academia de San Carlos en CDMX, hizo que se detonaran algunos de los temas que observamos en el trabajo de Betty Árbol, esa sencillez y cotidianidad que podemos notar al ver las esculturas de botas picudas, macetas de cerámica con caras de bebés, fanzines (incluyendo uno dedicado a la abducción de Jenny Rivera por los aliens), homenajes a héroes locales como sus piezas de mosaico con el rostro de Juan Gabriel o sus postales irónicas desde Cd. Juárez y Villahumada, todo está influido por lo que ve diariamente. Cuando le pregunté a Betty Árbol sobre que tanto de su inspiración viene de un ambiente hostil para el arte como Ciudad Juárez, me contestó: “Mi trabajo se alimenta mucho de lo que veo habitualmente en Ciudad Juárez, de la gente que veo en la calle y en el camión, todos esos personajes, sus atuendos, su manera de vestirse y peinarse son muy inspiracionales para mí”.

En algún lado leí que el arte debe ser accesible, también democrático, esencialmente que sea para todos, no solo para unos cuantos ni para solo algunos lugares y las creaciones de Betty son afines a esta filosofía, así que podemos ver sus creaciones en varios lados, desde cafés y galerías locales hasta las tiendas rockers donde venden parafernalia para fumar mota, donde podemos reconocer las extrañas pipas creaciones de Betty, que parecen salidas de una película de Tim Burton, su ideología es básicamente que todos puedan obtener algo de su trabajo, en el 2013 publicó un mini libro llamado: “Por la Banqueta”, que es básicamente una antología de personajes y “celebridades”, que son parte del paisaje urbano de varias ciudades, Betty siempre pensó que esas personas esquizofrénicas, borrachas, alcohólicas y dementes deberían de quedar inmortalizadas en su libro, ya que son parte de la ciudad y hasta leyendas de las mismas, esta edición se publicó con Ediciones Mantarraya, con la cual tuvo problemas a la hora de las regalías por lo que aprendió de esa lección y ahora se apoya desde su propia editorial llamada Editorial Mi Cantón, donde publica fanzines e imprime diferentes cosas como calcomanías y postales.

Siendo joven aún, solo queda una dirección para el trabajo de Betty Árbol y es hacia arriba, su trabajo es sumamente identificable y fácil de asociar al ser influenciada por la cultura visual del internet, gente común, memes y es imposible verlo sin sonreír al menos una vez.

bettyarbol.carbonmade.com

instagram.com/bettyarbol

 

No more articles